Entre periódicos

El diálogo a propósito de “La prensa en la escuela” continuó todavía. Asomó entonces en él, aunque únicamente de soslayo, otra figura clave en la trayectoria de Montserrat: —Fernández Pombo, Alejandro, que ya le conoces, participó en este curso. En efecto, yo había visto a Fernández Pombo en varias ocasiones, cuando este acudía a las…

Saber entender

Al hilo de la referencia al padre Cubells, Montserrat se detuvo para hablarme de ese curso sobre “La prensa en la escuela” en cuya elaboración él había participado. Lo hizo con entusiasmo: —Ese curso se nos ha quedado, no pequeño, porque yo creo que es interesantísimo y lo podríamos resucitar…, porque la necesidad de distinguir…

De lío en lío

La que en algún momento yo había llamado “reunión cero” de nuestras entrevistas seguía avanzando, a pesar de todo. Montserrat se levantó entonces para dar al interruptor de una lámpara de pie, que al principio se resistió a encenderse. Me reí cuando me explicó que la persona que iba a limpiar, por el sentido en…

La obra, no la persona

Era evidente que, al plantear a Montserrat la cuestión de la autoría del libro que pudiera surgir de nuestras conversaciones, me había metido en un atolladero. Intentando seguir adelante, le pregunté si había dado vueltas a este asunto de contar su vida desde que tomó cuerpo la idea, el célebre “día del roscón”. —Yo, muchas…

Las etapas y la meta

En aquella cena en Javier, en medio del relato de episodios disparatados y desternillantes de sus andanzas comunes, Montserrat me había contado que Carmen y ella siempre rezaban antes de salir de viaje. Evocando aquello, en una atmósfera de cierta expectación por su parte y de claro nerviosismo por la mía, le dije enseguida: —Yo…

Prueba de sonido

Comencé a ir a casa de Montserrat para entrevistarla el 27 de enero de 2004. Poco antes, en torno a un roscón de Reyes, se había producido el “milagro” de que ella accediera a contar su vida (o eso quisimos creer). Las personas cercanas, especialmente los miembros de la Asociación Cultural Estel, nos habíamos reunido…